Inicio2018-06-23T10:05:00+00:00

AUTÉNTICO. Son Lladó es una auténtica possessió mallorquina del siglo XVII, restaurada y habilitada como agroturismo. Aquí encontrarás calma, naturaleza y comodidad. El entorno íntimo y rural te invita a conectar con la esencia de la isla, con la tierra, los animales, el mar y la montaña.

FAMILIAR. Somos Pep y Maria, mallorquines enamorados de Mallorca y dispuestos a que tú también te sientas como en casa.

ECOLÓGICO. Desarrollamos las actividades agrícolas y ganaderas propias de la finca siguiendo prácticas ecológicas.

COMPROMETIDO. Deseamos el máximo confort y comodidad para nuestros huéspedes, pero al mismo tiempo somos conscientes de la necesidad de proteger el medio ambiente e implementar políticas de desarrollo sostenible.

Os presentamos una auténtica Possessió de Mallorca con unas edificaciones del siglo XVII y que a partir del año 2000, además de desarrollar las actividades agrícolas y ramaderas propias, dispone también de unos apartamentos o casas rurales para su explotación turística.

Navegando por las diferentes secciones de nuestra web descubriréis unos alojamientos con encanto, situados en un lugar privilegiado en el sur de la isla; una filosofía de vacaciones con valores añadidos y una familia nativa atenta a vuestras necesidades y que se ocupará de que, en vuestra visita a Mallorca, el tiempo en la Finca Son Lladó resulte inolvidable.

Además de colaborar en la protección del medio ambiente, mediante la implementación de políticas de desarrollo sostenible en la faceta turística, trabajamos la tierra con métodos agro-ecológicos, estando certificada la finca por el CBPAE (Consell Balear de la Producció Agrària Ecològic). También las razas autóctonas son una pieza fundamental entre los animales presentes en nuestra granja.

ENERGÍA SOLAR. Generamos agua caliente sanitaria y ayuda a la calefacción a través de la energía solar. Solo los días de lluvia o noches extremadamente frías nos ayudamos con la caldera de gasoil.

AGUA DE LLUVIA. La recuperación del agua de lluvia es esencial en nuestra comarca, donde los niveles de precipitaciones son semidesérticos (200-300 ml/año) y el agua de los pozos está salinizada. Mediante un depósito y un sistema de canalizaciones y bombeo recogemos el agua de lluvia de las cubiertas y terrazas de la finca. Almacenada en el estanque, en verano disponemos  del agua suficiente para el riego del jardín, el huerto, los árboles, además de la limpieza de los coches y las terrazas.

RECICLAJE. Recogemos personalmente todo el cristal, plástico, papel y cartón generado por nuestros huéspedes y que ellos previamente han seleccionado del resto de basura. Junto con los materiales reciclables que generamos nosotros mismos, los depositamos en los puntos de recogida o puntos verdes habilitados en Campos.

DEPURADORA. Con la implantación de un sistema de depuración de aguas residuales, con filtro verde (reed bed system), conseguimos dejar de infiltrar aguas grises al subsuelo re-utilizando esta agua. Con este sistema aportamos agua y materia orgánica a nuestra tierra además de disponer de una biomasa extra que puede ser utilizada en la alimentación del ganado o como cubierta vegetal en la huerta.